Doctora descanso

EL MEJOR COLCHÓN PARA MI HIJO/A

 

Elegir el mejor colchón para la cuna o la cama de nuestros hijos es una decisión muy importante, misma que la mayoría de las veces pasamos por alto. Nos centramos en los muebles, el diseño de la habitación y otras cuestiones, comprando un colchón sin pensar realmente cuál es el que nuestro pequeño necesita.

Como ya he mencionado en múltiples ocasiones, durante el periodo de crecimiento las necesidades de sueño son mayores, tanto porque el mayor aprendizaje que se desarrolla en estas etapas necesita del sueño para consolidar estas nuevas memorias, como porque durante las horas en las que se duerme se produce la hormona del crecimiento, misma que se libera en mayor cantidad durante la fase de crecimiento de un niño o un adolescente.

Entonces, ¿cuál es el primer paso para que el sueño de nuestros hijos sea el óptimo? …eligiendo el colchón ideal para ellos, el cual debe asegurar su bienestar, tomando en cuenta que un buen colchón debe respetar la curvatura natural de la columna vertebral, boca arriba y alineada mientras se duerme de lado y un buen colchón debe repartir el peso del cuerpo de una manera adecuada. De este modo, un colchón muy rígido no permitirá que la espalda se adapte a la superficie del colchón, mientras que en los blandos la curvatura de la columna se verá afectada ya que el cuerpo tiende a hundirse. La consecuencia de esto es que la sensación de calor aumenta y que ni la espalda ni la columna están bien sujetas al dormir (boca arriba o de lado).

 

Los niños cambian mucho de peso a lo largo de su vida y es algo que debes tener muy presente. Cuando tienen 2 años y los pasas a la cama tiene un peso, pero debes pensar que el colchón le durará 8-10 años y cuanto tenga 12 será 4 veces más grande. A medida que el niño crezca, necesitas un nuevo colchón que se adapte a cada etapa de su crecimiento.

 

  • Noaceptes colchones de segunda mano. Una de las cosas más comunes es aceptar colchones de segunda mano, sobre todo cuando hablamos de colchones de cuna. Pensamos que al haber sido utilizados un par de años como mucho, no afectará a la calidad del sueño de nuestros hijos. Lo normal es que el colchón coja la forma del durmiente y además acumula gran cantidad de restos como saliva, orina, vómitos típicos de los bebés. Todos estos residuos no siempre se limpian de manera correcta y son un peligro para nuestro bebé.

 

  • Para bebés: esta es la etapa de la vida en la que más horas se duerme. Los pediatras recomiendan colchones firmesy que estén fabricados con materiales lo más higiénicos posible. Es sumamente importante que sean transpirables, esto evitará la acumulación del CO2 expirado (uno de los factores que causa la muerte súbita del lactante) Su adaptabilidad debe ser media para reducir riesgos y aportar la comodidad que tu bebé necesita.  Revisa bien el tamaño de la cuna para que al comprar el colchón no existan huecos donde el bebé pueda quedar atrapado. No olvides proteger su colchón con una funda para lavarla constantemente, y no le pongas almohada. Si el colchón está forrado con tela plastificada, utiliza un protector de algodón. Los colchones para los bebés pueden ser de muelles, látex o viscoelástica, que hacen que los bebés no tengan puntos de presión en ninguna parte del cuerpo. Lo más importante es que no sean muy blandos (podría provocar problemas en su columna vertebral además de no permitir la salida del aire expulsado si duerme boca abajo) y que los materiales sean hipoalergénicos para así no provocarles alergias. Recuerda comprar una funda para el colchón, existen modelos en el mercado que transpiran perfectamente y al mismo tiempo son impermeables. Estos serían los protectores de colchón perfectos para cuna.

 

  • Para niños: Una vez pasas al niño a la cama, comienza un nuevo periodo para tu hijo; deberá ser un colchón de firmeza alta con una adaptabilidad media. Esto dependerá también de la constitución de tu hijo. Esta firmeza es muy importante, al igual que lo es la comodidad: ambos factores harán que el niño pueda dormir cómodamente, lo que repercutirá de manera positiva en su crecimiento y desarrollo. Debe proporcionarle soporte y permitir que el niño se mueva libremente. Igualmente debe ser hipoalergénico, y que se pueda rotar y girar para garantizar su cuidado. Es una edad en la que aún se producen algunos escapes de pis durante la noche por lo que es imprescindible el uso de protectores transpirables e impermeables.

 

  • Adolescentes: Lo mejor en esta etapa de su vida es que los colchones que uses para tus hijos sean firmes, de tal forma que mantengan su espalda recta y que garantice que duermen cómodamente. Es mejor optar por colchones de muelles que en su acolchado incorporen viscoelástica, o directamente por colchones viscoelásticos. Ahora bien, no utilices colchones con más de 5 cm de viscoelástica ya que pueden ser excesivamente adaptables y no alinear correctamente su espalda.

 

Para finalizar, recuerdo que puedes seguirme como Doctora Descanso ® a cualquiera de mis redes sociales (twitter, Facebook e Instagram o ingresando a mi blog  http://colchonescarreiro.com/doctora-descanso-blog/

Psic. Alicia Domínguez de Pedro

Dra. Descanso ®

 

Que sueñen con los angelitos®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *