Blog Dra. Descanso

Dra. Descanso ®

Que almohada usar

Dime qué almohada usas y te diré cómo duermes…


Dependiendo de cómo duermes te diré qué tipo de almohada necesitas

Además de un buen colchón, la elección de la almohada es parte fundamental de un descanso reparador, puedes dormir mal o de manera no plena y pensar en mil motivos menos en el que tienes en la cabeza…¡tú almohada!

Independientemente de tu peso, tu forma física, tu postura al dormir, etc.; tu cabeza, tu cuello y tu columna vertebral deben estar bien alineadas. Partiendo de este punto, tus músculos estarán màs relajados y podrás descansar mejor.

A continuación explicaré brevemente lo que debe tener una almohada para un descanso correcto…

Una almohada baja (10 cm), es adecuada para quienes duermen boca abajo, y también para los niños pequeños, aunque en uno y otro caso quizá lo mejor sea dormir sin almohada. Una almohada mediana (12-13 cm), es ideal para quien duerme sobre la espalda. Debe ser más baja que los hombros, y de una dureza intermedia.

Seguramente ya estás pensando en la posición que adoptas al dormir y si realmente tu almohada es la correcta… pero espera, aún hay más información por saber.

He dejado al final la altura que debe tener una almohada alta, esta debe ser de 15 cms aproximadamente, y este tipo almohada la deberían adoptar las personas que duermen de lado, recuerda tener en cuenta el ancho de tus hombros; esta postura además es la mejor para las personas que tienden a roncar durante su descanso; el perfil de la almohada debe ser lo más alto posible (dentro de tus límites) para disminuir los ronquidos.

En cuanto a la composición de las mismas, no recomiendo las almohadas rellenas de plumas ya sea de oca o de pato, esto en particular para personas robustas o que se mueven mucho durante la noche y menos si son propensas a padecer alergias; y como dato personal, no las recomiendo porque algunos estudios las han asociado con enfermedades pulmonares como la fibrosis.

Ahora toca el turno a las almohadas de látex, recomendadas justamente para personas corpulentas o que se mueven mucho, además de ser muy efectivas contra los ácaros. Éstas pueden ser sintéticas, de origen natural o mezcla de ambos.

Las almohadas sintéticas o de fibra de poliéster: normalmente traspirable, son almohadas blandas ideales para niños o personas delgadas las cuales tampoco suelen tener problemas relacionados con las alergias, además de ser generalmente las más económicas.

En cuanto a las de espuma o “memory foam”, estas al igual que los colchones del mismo material, tienen memoria; no se recomiendan mucho para personas que se mueven durante la noche, sin embargo, son adecuadas para las personas que descansan de lado y el precio será de los más altos cuando acudas a una tienda especializada.

Ahora, una almohada, al igual que un colchón, requiere de cuidados para que su vida útil sea la más efectiva posible, por lo que a continuación te doy algunos consejos a tomar en cuenta para mantener tu almohada al cien…

1.-Airea la almohada habitualmente: al hacer la cama ventila también tu almohada, es decir, déjala en la ventana por lo menos una vez a la semana.

2.- Como con los colchones, debes darle vuelta a menudo, de esa manera evitarás que se deforme.

3.- Compra una almohada lavable: lo ideal es que la laves por lo menos dos veces al año y que la dejes secar muy bien; evitarás humedades y alergias.

4.- Usa una funda de protección, esa sí la debes lavar cada dos meses aproximadamente y encima de la misma, la funda de las sábanas que lavarás con la misma frecuencia que todas las sábanas de la cama (una vez por semana).

Espero que estos breves consejos te hayan servido para tener una idea más clara de qué almohada elegir.

Psic. Alicia Domínguez de Pedro.

firma_dr_descanso

Dra. Descanso.