Blog Dra. Descanso

 

¿Cuántas horas necesitamos dormir?

¿Duermo lo suficiente?


Son muchas las dudas que nos vienen a la cabeza si nos hacemos esta pregunta, en primer lugar, ¿cuántas horas necesitamos dormir, para un buen descanso?. Este número depende de las necesidades de cada individuo, debido a que dormir poco tiempo realmente no es malo, lo malo es dormir menos de lo que se necesita. Cada persona es un mundo, y lo mismo sucede a la hora de dormir.

Pero, debe quedar claro que se debe tomar en que cuenta la edad cronológica, ya que las características del sueño humano cambian a lo largo de la vida. Durante el periodo de crecimiento las necesidades de sueño son mayores, tanto porque el mayor aprendizaje que se desarrolla en estas etapas necesita del sueño para consolidar estas nuevas memorias, como porque durante las horas en las que se duerme se produce la hormona del crecimiento, misma que se libera en mayor cantidad durante la fase de crecimiento en niños y adolescentes, y en los adultos en menor medida, ayudando a que no engordemos, de ahí el papel del dormir en la obesidad. Por lo mismo, expertos en sueño de la National Sleep Foundation aconsejan, que según nuestra edad, se debe dormir:

– Bebés (0 a 11 meses): entre 12 y 17 horas cada día y no exceder las 18 horas.

– Niños (1 a 5 años ): entre 12 y 15 horas.

– Niños ( 6 a 13 años) : entre 9 y 11 horas.

– Adolescentes: entre 8 y 10 horas.

– Adultos: entre 7 y 9 horas.

A pesar de lo anterior, los mismos expertos matizan que no se puede precisar una cantidad exacta de horas de sueño, ya que debemos poner atención a nuestras necesidades y todo depende también de nuestro gasto energético durante el día.

Entonces, ¿qué pasa si no dormimos lo suficiente? Si el sueño no es suficiente se produce lo que se llama privación, misma que puede ocasionar somnolencia diurna y alteraciones en la concentración y la memoria, la productividad y la estabilidad emocional, así como en la salud física. A largo plazo, dormir poco puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes, infarto e incidentes cerebrovasculares.

Ahora bien, puede que nos ayude a darnos una mejor una idea, el hecho de que si respondemos de manera positiva a alguna o varias de las siguientes preguntas, es muy probable que no estemos descansando lo necesario:

– ¿dependo estrictamente de un despertador para levantarme a tiempo?

– ¿necesito café o bebidas energéticas para alejar la somnolencia durante el día?

– ¿ necesito al menos nueve horas de sueño para estar en marcha ?

– ¿ tengo sueño cuando conduzco?

– ¿ tengo problemas para dormir?

En pocas palabras y para concluir, vuelvo a hacer la pregunta inicial, ¿duermo lo suficiente? la premisa es sencilla: se debe dormir la cantidad suficiente para mantenerse alerta en el día y tener la plena capacidad para ejecutar las actividades diurnas con ánimo, energía y buen humor.

Psic. Alicia Domínguez de Pedro.

Dra. Descanso.