Blog Dra. Descanso

Dra. Descanso ®

ENURESIS EN LA INFANCIA


La enuresis se define como la emisión repetida de orina en la cama o en la ropa y se manifiesta con una frecuencia de dos veces por semana durante un tiempo de tres meses consecutivos. La edad cronológica a partir de la que se considera un problema es a partir de los cinco años, en el caso de las niñas y de seis, en el de los niños.

Es una condición común que puede causar una importante alteración en la autoestima del niño(a) y en la dinámica familiar. Se considera un trastorno de eliminación y en la mayoría de los casos está asociada con estrés emocional tanto en el niño(a) como en los padres, que desaparece cuando deja de mojar la cama y/o la ropa. De esta manera, lograr que la continencia es por lo tanto la principal meta del tratamiento.

Se han determinado diferentes tipos de enuresis, tomando en cuenta los siguientes aspectos:

1- Según el momento o el ritmo de presentación, se denomina:

  • Enuresis primaria: Cuando el niño(a) nunca ha controlado la orina. Es el caso más común (el 80 por ciento de los casos).
  • Enuresis secundaria: Cuando el niño(a) vuelve a mojar la cama tras un periodo de entre tres a seis meses de presentarse un control regular. Es decir, cuando el niño(a) consigue controlar los esfínteres, pero pasado un tiempo, vuelve a no tener control para contener su pis.

2- Según se acompañe o no de otros síntomas en las vías urinarias, se distinguen:

  • Enuresis mono sintomática: La más habitual en la práctica clínica (90 por ciento de los casos).
  • Enuresis no mono sintomática: Acompañada de otras alteraciones del control de la orina, como la incontinencia diurna o la sensación de necesidad inmediata de orinar (urgencia miccional), etc.

3- Según su frecuencia:

  • Enuresis continua: cuando el niño(a) moja la cama todos los días.
  • Enuresis intermitente: cuando el niño(a) se levanta seco algunos días, y mojado los demás días.

Debo mencionar que entre el 20%-40% de todos los niños(as) con enuresis presentan otros trastornos asociados, por lo que muchas veces se requiere una evaluación y un tratamiento aparte, además de la evaluación y el tratamiento orientado a los síntomas del trastorno de la eliminación.

Causas de la falta de control de la orina en niños(as):

  • Excesiva ingestión de líquidos por la noche, antes de acostarse.
  • El niño(a) todavía no ha aprendido a relacionar el llenado de la vejiga urinaria con la necesidad de orinar.
  • El control de los esfínteres comienza normalmente a partir de los 3 años, pero es frecuente que muchos niños(as) no posean los músculos lo suficientemente fuertes como para ello.
  • Causas hereditarias: si los padres también padecieron enuresis, los hijos tienen una gran predisposición a padecerlo.
  • Ritmos del sueño alterados: si los niños(as) no duermen bien durante el día, suelen llegar cansados a la noche, por lo que les resulta difícil despertarse para orinar.
  • Causas emocionales: cuando un niño(a) pequeño comienza otra vez a orinarse en la cama después de meses o años de no hacerlo, se sospecha que estos síntomas puedan ser causados por nuevos temores o inseguridades, muchas veces debidos a cambios significativos en su vida.
  • Enfermedades físicas: es el factor menos corriente, pero algunas de ellas son la diabetes, el estreñimiento, las enfermedades en los riñones o los gusanos intestinales.
  • Algún conflicto psicológico/afectivo del niño(a); la necesidad de llamar la atención.
  • Cansancio o estrés emocional.
  • Ambiente familiar sobreprotector, inseguro, o falto de cariño. Muchos padres creen que si su hijo no controla el pis es porque es perezoso y no presta mayor atención al tema. Deben evitarse los castigos y las burlas, ya que de lo contrario el problema crecerá aún más.

Como ya mencioné, aunque son varios los trastornos orgánicos que pueden dar lugar a la enuresis, no debemos olvidar que nos encontramos ante una situación eminentemente benigna, siendo infrecuente la enuresis de causa orgánica.

Tratamiento o acciones terapéuticas:

  • Evaluación inicial: la cual precisa una historia clínica detallada y exploración física y en el caso de que se sospeche de una causa orgánica, se deberán realizar exámenes complementarios, los que pueden limitarse a un análisis de orina (sistemático y sedimento, y cultivo) principalmente.
  • Establecer hábitos miccionales y de ingesta líquida, adecuados.
  • Asesoramiento y terapia de orientación cognitivo- conductual.
  • Sistema de alarma para evitar la enuresis nocturna; tratamiento que en lo personal recomiendo, ya que crea un reflejo de respuesta condicionada en el niño(a). Consiste en un sensor situado en una gasita que se coloca en la ropa interior o en la cama del niño(a). Al notar la humedad de la orina, se activa una alarma –sonora o vibratoria- para que el niño(a) sepa que tiene que ir al servicio. Así aprende a reconocer cuando tiene la vejiga llena y la necesidad de levantarse cuando esto ocurre. La utilización de este sistema debe estar supervisada por el pediatra para que observe la progresión del niño(a). Asimismo, los padres juegan un papel fundamental para que su hijo(a) se sienta seguro, esté tranquilo, confíe y pueda superar este problema lo antes posible.
  • Medicación adicional: en algunos casos se requiere su administración, como puede ser un tratamiento con desmopresina.

Para concluir, quiero resaltar, que la conducta de los padres, así como la postura del médico frente a la enuresis infantil es de fundamental importancia para la seguridad y la confianza del niño(a) con enuresis. Sin este apoyo y confianza le será muy difícil superar este problema. Los padres, por un lado, deben armarse de paciencia y comprensión. El médico, por otro lado, debe transmitirle seguridad. Y ambos, deben trabajar lado a lado hasta que el pequeño consiga controlar su micción u orina.

Psic. Alicia Domínguez de Pedro

FUENTES:

http://etci.com.ar/descargas/Guia-padres-Tratamiento-Enuresis.pdfhttp://www.sepeap.org/wp-content/uploads/2014/09/ENURESIS-INFANTIL.pdfhttps://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/09_enuresis_trast_miccionales.pdfhttps://www.guiainfantil.com/articulos/salud/enuresis/padres-y-medicos-frente-a-la-enuresis-infantil/